La reforma migratoria afecta a todos los estadounidenses, asegura líder republicano

Image

Uno de los legisladores republicanos clave en la Cámara de Representantes le dijo al periodista Jorge Ramos, presentador del programa Al Punto de la cadena Univision, que su partido quiere aprobar una reforma migratoria pero de manera distinta a como lo hizo su contraparte del Senado.

“Definitivamente queremos tomar todas las medidas”, dijo el congresista Bob Goodlatte (Virginia), presidente del Comité Judicial de la Cámara, en referencia a un debate por pedazos de la reforma a las leyes de inmigración estadounidenses. “Lo que nos gustaría hacer es resolver las tres áreas principales de la reforma migratoria: inmigración legal, ejecución de la ley y la búsqueda de la condición jurídica adecuada para las personas que no están aquí legalmente”.

Goodlatte dijo que en ese esfuerzo la Cámara de Representantes ya ha aprobado cinco proyectos de ley, cuatro de la Comisión que preside y una en el pleno. La del pleno suprimió parte del presupuesto y afecta al programa de Acción Diferida, mientras dos una de las medidas adoptadas por el Comité criminaliza la estadía indocumentada.

Plan a favor de los Dreamers

“Ahora estamos trabajando en averiguar si tenemos la capacidad de escribir una ley” que se refiere a los jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños y fueron traídos por sus padres “y que han crecido aquí”, señaló.

La medida fue patrocinada por Eric Cantor, líder de la mayoría republicana e incluye otorgarle la ciudadanía a unos 1,8 millón de Dreamers.

El legislador de Virginia dijo que el plan de Cantor excluye del beneficio migratorio a Dreamers que tienen antecedentes criminales o pertenecen a pandillas violentas.

A la pregunta si habrá una reforma migratoria antes de finales de año, Goodlatte dijo que no lo sabía. Agregó que desde que asumió el mando del Comité en enero, esa instancia “ha pasado más tiempo en este debate” que en otros temas y que su partido sabe que “tenemos que tener una reforma migratoria”. 

A finales de junio el Senado, por 68 votos a favor y 32 en contra aprobó el plan S. 744 que incluye una vía hacia la ciudadanía para indoc8umentados que están en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011 y no tienen antecedentes criminales. Quienes califiquen entrarán en un estado temporal por 10 años y luego podrán pedir la residencia. Tres años después la ciudadanía.

Goodlatte dijo que en la Cámara “hemos avanzado paso a paso” y que el reto es conseguir los votos necesarios para ir aprobando cada medida que se adopte.

Dijo además que espera llevar los pedazos de reforma aprobados al pleno en agosto “y tomar pasos adicionales”, entre ellas medidas de seguridad fronteriza y control de la inmigración indocumentada.También señaló que la frontera “no es la cuestión relevante” y citó que un elevado porcentaje de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos entró legalmente al país “ya sea en avión, por puerto o por una frontera terrestre”.

De los temores por perder el respaldo latino en las urnas si no se aprueba una reforma migratoria como la del Senado, Goodlatte respondió que “la inmensa mayoría de los republicanos en la Cámara y en el Senado quieren encontrar la solución adecuada a este problema” pero advirtió que lo más importante “es conseguir la política correcta”
.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s