Lider Republicano insiste en una reforma por partes

Image
A principios de diciembre la oficina de Boehner anunció la contratación de Rebeca Tallent para hacerse cargo del tema. Tallent dirigía el Centro de Política Bipartidista en Washington DC y anteriormente trabajó para el Senador McCain, un partidario de la reforma migratoria e integrante del Grupo de los Ocho que redactó el plan S. 744. 
Defensores y detractores de la reforma migratoria vieron el paso de Boehner como una señal clara de querer actuar en el 2014, a pesar del rechazo del ala ultraconservadora del partido republicano.En noviembre los estadounidenses elegirán un nuevo Congreso y el futuro de los indocumentados lidera la lista de temas pendientes que impactan en más del 70% del voto hispano.
 
The New York Times dijo que los republicanos necesitan cortejar el voto latino, considerado crucial para ganar las presidenciales de 2016. En los comicios 2008 y 2012 Obama consiguió más del 70% de los votos hispanos, cifra determinante para ganar la Casa Blanca.Entre las partes de una reforma migratoria a debatirse este año figura una vía rápida de legalización para trabajadores agrícolas, aumentar el número de visas para los trabajadores de alta tecnología (visas H1B) y ofrecer una oportunidad para que los dreamers (jóvenes inmigrantes que llegaron al país siendo niños) puedan legalizar sus permanencias y convertirse en ciudadanos.
 
Activistas que defienden los derechos de los inmigrantes advirtieron el miércoles que la estrategia 2014 será más agresiva que la mostrada el año anterior. “Saldremos a las calles para exigirle a los republicanos que cumplan con lo que han prometido”, dijo a UnivisionNoticias.com Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento Latino USA de Los Angeles. “Estamos preparando una primera marcha multitudinaria para el 22 de febrero”. 
 
También Boehner debe tener garantías de que cualquier plan que envíe al pleno será aprobado con un mínimo de 218 votos. De no conseguirlo, sufriría una importante derrota política en un año de elecciones.Mientras demora la aprobación de la reforma migratoria las deportaciones continúan. Durante el año fiscal 2013 el gobierno de Obama expulsó a 368,644 inmigrantes. En los cuatro años anteriores batió cuatro récords sucesivos, en 2012 con casi 410 mil deportados, un promedio de 1,200 diarios.La estrategia de los inmigrantes para el 2014 incluye insistir a Obama que pare las deportaciones mientras el Congreso aprueba una ley con sentido común, dijo Francisco Moreno, directivo del Consejo de Federaciones Mexicanas de Norteamérica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s